Tiempos de conflicto, de violencia contenida pero también de transformación y cambios

Estamos en un momento energético muy especial y favorable para iniciar procesos de cambio y transformación que nos permitan una vida más plena y gozosa.
De hecho, la tensión que ahora hay en el mundo y la que pueda haber en nuestra vida personal, reflejan esa poderosa energía que nos empuja a renovarnos y transformar algo de nuestra vida, relaciones o forma de actuar.
Muchas personas y demasiadas veces a lo largo de la vida intentamos cambiar, dejar atrás algo que nos daña o simplemente vivir con más satisfacciones y gozo del que tenemos pero no siempre lo conseguimos porque no partimos ni llegamos a la esencia de lo que realmente nos está ocurriendo.

La mayoría de nuestros problemas, enfermedades y conflictos en la vida vienen siempre del mismo sitio: No nos amamos los suficiente, no sabemos hacerlo o incluso nos sentimos culpables por algo y nos castigamos y maltratamos de alguna manera o permitimos que otros lo hagan. También de no estar con nosotros y cargar con los problemas de los demás.

Todo proceso de cambio y transformación debe estar basado en una renovación del compromiso de amor para con nosotros mismos y darnos cuenta de todos esos momentos en que no solamente no nos amamos sino que incluso o nos dañamos en algo o permitimos esa limitación que nos impide ser nosotros o ese daño.

Si de verdad quieres cambiar en algo importante tu vida tienes primero que hacerte tú responsable del proceso de ese cambio y todo debe iniciarse desde un compromiso total y firme de amarte más, de acompañarte, protegerte, de vivir tu vida y darte lo que sea necesario en cada caso pero siempre de tratarte con más amor.

Posiblemente en este momento especial no te va a bastar con amor por ti, aunque esto sea esencial siempre, ahora además tendrás que arriesgar, tendrás que echarle valor y firmeza a la cosa pera siempre partiendo de tener las cosas muy claras y creer en ti.

Debes primero examinar si hay algo en tu vida que te daña, te resta energía, te limita como persona o te impide ser quien quieres ser.
Una vez identificado debes ser consciente de tu responsabilidad y del por qué lo estás permitiendo.

Por ejemplo.
Si fumas. No puedes pensar que es el tabaco quien te daña porque lo que te daña eres tú, el desprecio que sientes por tu cuerpo y tu falta de amor por ti mismo que te hacen fumar.

He puesto este ejemplo por ser el más claro pero se extrapola a todas las demás situaciones que no son positivas para ti como:

Si tu pareja no te entiende o no te trata bien, lo que te daña no es tu pareja sino el no aceptar tú que sea así y esperar otra cosa.
Si alguien te limita, lo que te daña no es esa persona que te limita sino el tú dejarte limitar.
Si te molesta o irrita que en una discusión no te den la razón lo que te daña no es que no te la den sino el necesitar tú que el otro te diga que tienes razón.
Si alguien quiere abusar o engañarte lo que te daña no es esa persona sino el permitirlo.

Con esta actitud de hacerte tú responsable y dejar a los otros en paz con sus defectos y limitaciones, puedes ser más consciente de lo que realmente te pasa y descubrir no la falta de amor del otro sino tu falta de amor por ti. Así, si algo no te conviene, céntrate en lo único que te importa y plantéate ¿Por qué permito que eso suceda?

Y al final de todas las preguntas que puedas hacer está siempre la misma
¿Por qué no me amo lo suficiente? ¿Por qué no me permito gozar más, ser más feliz?
¿Por qué hago estas cosas o mantengo estas actitudes que sé me están dañando o limitando mi vida?

Los demás podrán amarte mucho o poco, eso es algo que no puedes evitar pero el ¿por qué no te amas tu todo lo que mereces? ¿por qué no estás contigo siempre? acompañándote, comprendiéndote, perdonándote y dispuesto siempre a empezar de nuevo, es algo que debes estar planteándote siempre porque aunque hoy te ames más o menos, ten por seguro que seguro siempre podrás amarte más.

Estamos en unos momentos energéticos de tensión contenida que propician cambios pero también conflictos, todo depende de cómo manejemos esa energía y una de las cosas que más debemos mirar es cómo nos hacemos valer, en qué deseos nos implicamos y el origen de nuestras luchas y conflictos, si es que las tenemos pero esto último será el tema del próximo boletín.