Esta claro que cuando el hombre eyacula se produce en él una relajación y una distensión sexual tan grandes que le hace difícil proseguir con la actividad sexual, aunque no lo imposibilita en absoluto para la ternura y para seguir amando “después de hacer el amor”, aunque para ello debe vencer una cierta inercia a quedarse dormido.

El principal problema está en que la mujer no haya sido totalmente satisfecha, que no haya alcanzado el orgasmo y se quede un tanto frustrada. Si esto sucede la mujer se queda frustrada y el problema está en que su compañero no se entere o no quiera enterarse.

Si así sucede con frecuencia la mujer no solamente se siente frustrada sino que además va acumulando un resentimiento interno que puede ser consciente o no pero que siempre es real aunque sea en los planos más profundos.

Este resentimiento sexual también puede ser vivido por el varón si se siente rechazado por su mujer y ella le “castiga” con la abstinencia sexual cuando no le concede lo que desea o tienen desacuerdos.

Los resentimientos sexuales son, junto a otros acumulados de otras áreas de la vida, causa y origen de muchos conflictos entre las parejas y deberían ser puestos sobre la mesa en una conversación profunda para ser subsanados porque si no son como un veneno que termina por contaminarlo todo.

En el caso de la frustración sexual de la mujer, cuando no se siente satisfecha, no es solamente ella quien se pierde parte de lo hermoso y gozoso de la vida, también su compañero porque ella no vibra ni irradia la magica energía que emite toda mujer feliz.

Energía que no es solamente positiva para la mujer, para su salud, su estabilidad y su belleza, sino que también la puede disfrutar el hombre.

Los resentimientos mutuamente acumulados o por uno solo son una bomba de relojería para cualquier pareja. Si no se abordan a tiempo la harán saltar por los aires tarde o temprano. Algunos resentimientos son más fácilmente abordables pero los sexuales pueden callarse por la vergüenza que muchas veces nos causa el sexo, confesar que nos sentimos frustrados o que necesitaríamos más de lo que nuestra pareja nos concede.

Abordar los posibles resentimientos sexuales es algo tan sano como necesario y posiblemente mucho más importante que otro tipo de resentimientos porque el sexo es una de las energías más poderosas en la persona.

amarte libro imagen

Del libro Amarte: Creando la plenitud, para mas información pincha en la foto