Osho decía que cuando una mujer tiene un hijo, cierto que nace el hijo pero también nace la madre y la madre siempre es una persona diferente de la mujer que fue antes de la maternidad.

 De la misma forma que la mujer da vida al hijo,  el hijo hace que nazca la madre.

 Lo mismo pasa en las relaciones. Me enamoro de ti y hago que nazca una relación pero tu relación conmigo me hace también nacer a mí. Nacer en el amor, nacer en una conciencia diferente.

 Voy de mí hacia ti para encontrarme conmigo. Sólo cuando me encuentro conmigo puedo encontrarte a ti.

 El amor que siento por ti me saca de mí mismo para lanzarme hacia lo desconocido, porque tú  y lo que juntos estamos creando es algo tan desconocido como fascinante.

 Nuestra relación va a sacar a la luz cosas que hay dentro de mí –positivas y negativas- que yo no conozco o no quiero ver.  También va a sacar a la luz cosas de ti y los dos nos veremos extraños, porque nos surgirán sentimientos a los que no estamos acostumbrados.

 Sentimientos de alegría, de gozo, de euforia, sí, pero también de vulnerabilidad, dependencia y de rabia y tristeza cuando tú no me des lo que necesito.  

 Acercándome a ti me acerco a mi, voy descubriéndome.  Descubro mis luces y mis sobras, descubro mis necesidades y también mis miedos, mis expectativas y mis vulnerabilidades.

Del Amor y del Miedo

 Ese viaje a lo desconocido que es la relación con el otro me da miedo, miedo de mí, miedo del otro; me hace sentir miedo y a la vez deseo y necesidad.

 Quiero amar, quiero gozar y por eso me acerco a ti pero me da miedo sufrir y por eso me alejo de ti.

 La mayoría de los conflictos que tengo en el amor son en realidad conflictos entre mi amor y mi miedo. 

 Sólo si superas tu miedo serás capaz de abrirte, serás capaz de derribar tus barreras y permitir que el otro te penetre profundamente, que llegue hasta el fondo de ti.

 A su vez, cuando el otro entra en ti, tú puedes entrar en él y vivir juntos la verdadera plenitud.

 Pero para eso debes superar tu miedo y en esto el otro no puede ayudarte.  Tu miedo es un problema tuyo y nadie puede solucionare ese problema, la relación entre tú y tu miedo es algo que debes solucionar tú. 

Encontrando la fuerza y la luz en tu interior

Nadie te puede dar la fuerza porque eso debes encontrarlo tú. Te pueden ayudar pero la fuerza está dentro de ti y nadie te puede dar lo que tú tienes.

Cuando encuentras la fuerza dentro de ti te amas realmente, confías en ti, en tu destino y en tu vida; entonces nadie puede dañarte.

Si nadie puede dañarte ya no tienes miedo del amor, de amar, de abrirte. Sólo entonces puedes experimentar la verdadera plenitud.

 Este es el camino que seguimos en la escuela y en nuestros cursos. Sanar emocionalmente, ayudarte a encontrar tu Amante Interior para entonces poder abrirte sin miedo y vivir la vida con toda la intensidad posible.

Encontrar el amor dentro para encontrarlo fuera

 Encontrar el amor supone hacer un viaje a tu propio interior, a tu fuente de luz. En ese viaje el otro puede ayudarte, cierto, esto es bueno, en esto se basan las relaciones. Tú me ayudas a encontrarme y yo te ayudo a encontrarte, pero no debemos olvidar el camino, que es hacia el propio interior.

 Si canalizas la energía correctamente podrás ver muchas cosas, si solo estas pendiente de lo que ocurre fuera no verás nada.

 Si mi corazón te necesita, puedo estar obsesionado con lo que necesito de ti o darme cuenta de la la parte de mía tan necesitada.

 Si tú me haces sufrir, puedo obsesionarme con el comportamiento tuyo que me molesta e intentar cambiarlo o darme cuenta de la debilidad mía que permite que yo sufra por ti, e intentar cambiarme,

 Cambiarme yo es mucho más fácil que cambiarte a ti, pero todo el mundo se empeña en cambiar al otro.

sí, acercándome a ti, me acerco a mí y descubro todas mis carencias y todas mis debilidades, descubro todos mis potenciales, todas las partes de mí que están abiertas al gozo y todas las que están cerradas.

Así, gracias a mi relación contigo voy descubriéndome, voy llegando a mi centro y cuando llego al centro, cuando llego a la luz mágica del amor que hay en mí, descubro que tú también estás ahí, porque ese centro de luz es lo que nos relaciona a todos.

Esa es la verdadera magia del amor, su misterio. Gracias a ti me encuentro yo y cuando me encuentro todo es ya diferente porque en ese centro estamos todos.

Si quieres saber más pincha la imagen

amarte libro imagen

©  Francisco Torres Perales