Hablando con José durante su entrenamiento, Lucilda desvela parte de sus peculiares negocios entre las élites. Sexo, espionaje y seducción.

Nosotros somos una organización enraizada en el poder, con muchos contactos entre personas muy influyentes en la política, las finanzas, la cultura y lo social. Les damos amor, placer, compañía y todo lo que necesiten de la forma más exquisita, pero no solo por unas horas. A veces, nuestros chicos pueden estar semanas con la misma persona, en una especie de matrimonio temporal. Eso les gusta mucho a algunas de nuestras clientas, y se muestran muy agradecidas. Para poder influir en ellas necesitamos que sean muy especiales. Cultos, cálidos y buenos amantes, pero además, que tengan el poder de irradiar, transmitir e influir en los demás, porque cuando das a una persona la felicidad que tanto necesita, si además sabes predisponerla para lo que queremos, se pueden conseguir muchas cosas, y eso es lo que nos interesa. ¿Comprendes ahora por qué necesitamos que además de amoroso, seas una persona con magnetismo y poder personal?
– Lo entiendo perfectamente. Así se consiguen más cosas -dice José.
Claro querido. La mayoría de nuestros chicos tendrán ese cometido. Es lo que más se ve. Una mujer, o una persona, que solicita nuestros servicios, y le mandamos al amante adecuado, pero hay algo más que no se ve, y es para lo que te hemos elegido.
– ¿Y en qué consiste? -pregunta José, realmente sorprendido por los derroteros que está tomando la charla.
A veces no esperamos que el cliente venga a nosotros. Si es alguien muy especial, del que tenemos la información necesaria, vamos a buscarlo de una forma que parece fortuita, pero donde todo está medido y planificado. A eso lo llamamos, los divinos encuentros.
– No termino de ver claro en qué consiste -recalca José, cada vez más intrigado por lo que le cuenta Lucilda.
– Imagínate que sabes de alguien todo lo necesario. Sus deseos, sus fantasías, sus gustos, lo que anhela y lo que teme. Entonces, un día le pones delante alguien que le habla como le gustaría, le cuenta lo que desea oír, y actúa según lo que él espera ¿Qué crees que puede ocurrir en ese caso?
– Que la persona se muestra más abierta a esa relación, y seguramente, se sentirá muy a gusto y comenzará a ilusionarse.
– ¡Exacto! Si lo sabes todo de alguien, entonces podrás crear la situación donde parezca que va a lograrlo, y así, conseguir que la persona esté más predispuesta a lo que queremos.
– ¿Y qué queremos?
– ¿Tú que crees? Dinero, poder, información, agradecimientos, lo que más útil nos sea en cada caso. A veces el favor de una persona nos lleva a lograr otra diferente, o la información que nos da, abre nuevas posibilidades para nuestra actuación. Ya te digo, que tenemos una red muy importante y poderosa, que nos ayuda a lograr nuestros objetivos.
– ¿Y cómo se consigue toda esa información que da acceso a la intimidad de la persona?
– ¡Uf, hay muchísima ya! ¡Tú no sabes cuanta! Esto es confidencial, pero tenemos contactos muy buenos en la NSA. Ya sabes, esa agencia que ha estado espiando a media humanidad. Sus correos, mensajes, llamadas telefónicas. Han escuchado en la sombra a todos, y tenemos informes muy jugosos de cientos de jefes de estado de todo el mundo, y miles de personajes muy importantes en todos los sectores sociales. También nuestros amigos británicos nos han pasado muchos datos, porque tienen imágenes de gustos y conversaciones de contenido sexual, de muchas personas, que han cogido de su webcam. Ellos dicen que buscan terroristas, enemigos del estado y gente parecida, pero han conseguido mucha más información, muy interesante. El resultado es que sabemos los secretos sexuales, las fantasías eróticas, lo que sueñan, temen y desean millones de personas, y entre ellas, las más importantes del mundo y los principales jefes de estado. Eso nos da una ventaja para preparar los “divinos encuentros” como les llamamos. ¿Vas entendiendo ahora la realidad e importancia de tu trabajo?
– Claro que sí. Se trata de enamorar, seducir o influir en personas importantes, dándoles amor, sexo y lo que necesiten, para lograr algún beneficio de ellas, que no siempre es dinero. Ahora entiendo el por qué de un entrenamiento tan duro y tan completo. Esto no va solo de amor y sexo. Creo que lo más importante es el poder.
– Veo que lo has comprendido perfectamente. La gente piensa que el dinero da poder, pero no es así, es el poder quien atrae el dinero, y la información es poder, si sabes utilizarla. Por eso es tan necesario que tú tengas ese poder, que lo cultives y desarrolles, para influir en las personas con las que preparemos los divinos encuentros. Como comprenderás, los beneficios pueden ser ilimitados, tanto para nosotros como para ti. Si hasta ahora te ha tentado el dinero que te habíamos dicho podrías ganar, piensa que no será nada, en comparación con este nuevo nivel al que queremos llevarte. ¿Qué te parece José? Te ofrezco una vida de lujos sin límites, a la que pocos pueden llegar. Algo que nunca te habías imaginado.
Tras las palabras de Lucilda hay un largo silencio. Lo que le ha dicho esa mujer le ha impactado mucho, y jamás se hubiese esperado algo así.  Durante un tiempo nadie dice nada, y ella lo sigue mirando como si quisiera desnudarlo, ver lo que hay en el fondo de sus pensamientos. José está muy turbado, pero dentro de la agitación de su mente, hay algo que tiene muy claro. No le gusta nada lo que le está proponiendo, pero teme decírselo, porque quizá eso ponga en peligro los esfuerzos, que hasta ahora está haciendo por forjarse un futuro. Al final, se da cuenta de que no tiene más remedio que confesar su verdad, lo que siente.
– No creo que valga para eso. No es algo que pueda hacer realmente.
Tras sus palabras, se siente aliviado por haber contado lo que de verdad piensa, aunque lo haya dicho sin arriesgarse tanto como esperaba, pero Lucilda no deja que se escape, cuando le vuelve a preguntar.
– ¿Por qué dices que no puedes? ¿Por creer realmente que no te sientes capaz de hacerlo, o por considerar que no debe hacerse, que no es adecuado?
Es evidente que con esa pregunta tan directa, no le deja otra opción. Tiene que mojarse, y decir la verdad, aunque eso suponga criticar lo que hace la empresa y le están proponiendo.
– Porque no lo considero ético. Está bien que alguien me pague por darle un tiempo de amor y placer. Es un trabajo tan digno como otro cualquiera. Hasta ahí llego, si además, con todo lo que me habéis enseñado, lo hago muy bien, pues estupendo, pero jugar a seducir y engañar a las personas, para sacar de ellas suculentos beneficios, no me parece bien. No es algo que me vea capaz de hacer. Lo siento.
– Querido José. No debes ser tan escrupuloso, ni tan formal. No se trata de engañar, sino de hacer que las personas toquen sus sueños. La gente paga por ir al cine y al teatro, que también son una mentira, pero disfrutan con ello. Además, las personas que te vamos a presentar no han conseguido sus fortunas gracias, precisamente, a la ética. Por eso no te preocupes -sonríe Lucilda como queriendo quitar importancia al fondo de lo que le propone.
– No me importa lo que sean ellos, sino lo que soy yo -declama José con una firmeza que le ha surgido de dentro, y que desconocía en él.
– Vaya, vaya. Veo que Tara te está entrenando bien, haciendo de ti una persona realmente excepcional. Entonces, esa es tu respuesta. Te niegas a lo que te estoy proponiendo, y te vas a conformar con ser alguien normal, que simplemente vende un rato de felicidad.
– Eso al menos me parece ético, es algo que puedo hacer. No puedo comprometerme a otra cosa.
De nuevo hay un largo y espeso silencio, donde se cruzan las miradas, y donde José no sabe qué hacer.
– ¿Sabes? Tenía puestas tantas esperanzas en ti -advierte Lucilda mirándole fijamente, y se calla sin terminar la frase, esperando una respuesta en él.

¿Dónde comprar la novela?  Ya está lista en Amazón. Versión digital y tambien versión impresa.
Ver sobre el autor y sus otras obras
Ver el blog de Roxana. Mi fascinante vida sexual
Las aventuras de Roxana, son siempre un desafío. La boda en el funeral
Ver más sobre las frases y el blog de Tara
Ver más de José, su entrenamiento, su historia de amor con Tara.
El entrenamiento de José. Haciendo el amor con el sol
Los diferente paisajes eróticos de la novela. Místicos. Realistas. Fantásticos.
Las enseñanzas de Tara son parte de la sabiduría de la novela