¿Es la Noche lo opuesto del Día, o es el Día el amante complementario de la Noche?.

Es decir, ¿la existencia de ambos tiene un sentido porque precisamente existe el otro aunque sean tan diferentes? ¿No valoramos acaso la luz y los colores del día porque sabemos que existe la oscuridad de la noche? ¿No valoramos la paz, el descanso y la profundidad de la noche porque sabemos que existen los agobios y ajetreos del día?.

Como veis, esto, cualquier relación de pareja y casi cualquier cosa en la vida se puede ver desde diferentes puntos de vista.
Así el Día y la Noche son tan diferentes que pueden verse como enemigos, como rivales y opuestos que luchan por la hegemonía de nuestros cielos, al igual que pueden verse así las relaciones entre Hombre y Mujer, las de cualquier pareja en la interminable “guerra de los sexos”, del Tú y el Yo, de los diferentes egos.

Entonces, ¿Cómo ves tus diferencias con tu pareja? ¿Como aquello que te separa o como lo que te complementa?.

Cuidado porque la cosa tiene importantes repercusiones ya que dependiendo desde donde mires podréis ser más felices y poderosos o más desgraciados y vulnerables.

Hay un momento en que el Día y la Noche se superponen en un emocionado y fascinante abrazo. Ese breve instante que sin embargo nos puede parecer eterno es el del amanecer o el de la puesta de sol.
Que amanezca o que comience a anochecer son dos cosas bien diferentes pero en ese momento en que el Día y la Noche se están amando no hay diferencia porque es como si el Tiempo dejase de existir.

Imaginaros que aterrizamos en este planeta justamente en ese mágico momento en que el cielo está teñido de rojo. Como no tenemos referencias temporales no sabríamos si está amaneciendo o anocheciendo y, aunque poco después lo sabríamos al ver si la luz crece o mengua, en ese mismo momento no podríamos decir si es la Noche quien viene o es el Día lo que nace, ya que ambos se han fusionado formando un momento mágico que no es ni una cosa ni otra.

La Historia del Hombre y de la Mujer es como la de la Noche y el Día. Hay un momento mágico en que abrazados, enamorados y acoplados, no se sabe donde comienza el hombre y donde termina la mujer porque no son ni uno ni otro sino algo mágico y diferente que han creado entre los dos.

El problema es que esta mágica percepción dura muy poco, es tan efímera como una puesta de sol pero sin embargo podemos hacerla perdurable con un esfuerzo mutuo de la conciencia.

En el mensaje anterior os hablaba del Sentido del Tiempo en las relaciones, de que el Tiempo, en sí mismo es un valor positivo pero que si se multiplica por algo negativo: muchos años de discusiones, desencuentros y mutua frustración, el resultado es también negativo pero en un valor mayor.

También es cierto que si se multiplica por cero: muchos años de apatía, indiferencia y falta de emociones y afectos, da precisamente cero, otra forma de perder el tiempo aunque no tan sangrante como la anterior.

Pero si por el contrario lo multiplicamos por un valor positivo. años de esforzarse por hacer más sólida, más mágica y más profunda una relación, el resultado será también positivo pero de un valor mayor. Es cierto que el flechazo existe, cierto que las almas gemelas y las complementarias pueden enamorarse a primera vista.

Cierto que un gran amor comienza con este primer paso del enamorarse, del sentirse atraídos, pero no lo es menos que necesita mucho tiempo, esfuerzo y voluntad para afianzarse, profundizar y ser realmente mágico en el tiempo y no en efímeros momentos.

Con todo esto quiero invitaros a reflexionar que las cosas realmente importantes y profundas requieren tiempo y esfuerzo. Eso lo tenemos asumido en la vida. Estudiar una carrera requiere años de esfuerzo al igual que tener un prestigio profesional o conseguir ver realizado un proyecto realmente importante.

La necesidad de esforzarse y dedicar tiempo para ver realizadas esas “construcciones materiales” es algo tan lógico que lo tenemos asumido y nadie aspira a convertirse en Mozart con cuatro lecciones de piano. Sin embargo el amor nos parece muy fácil, nos parece que no se somete a esta lógica ya que basta unos pocos días para enamorarnos.

Creemos que el amor o mejor dicho, un gran amor, es algo que nos será dado así por las buenas y aunque sea cierto que haya parejas que desde el principio disfrutan de su divina gracia, tengo la seguridad de que antes han dedicado vidas enteras para lograr esa armonía y afinidad de la que hoy disfrutan.

Esto es lo principal que quiero decir: un gran amor es como una gran casa emocional que no se construye en un día y mucho menos si aspiras a algo realmente grande. Por eso no puedo terminar la reflexión del sentido del tiempo en las relaciones iniciada en el mensaje anterior sin llegar a esta conclusión positiva:

Al igual que cada día sales a trabajar como una laboriosa hormiguita para tener un patrimonio o estudias un poco para terminar una carrera, dedica cada día un poco de tiempo para hacer más sólida y profunda tu relación de pareja, para hacer más profundas tus emociones y ser mejor amante también de ti mismo y de la Vida.

No debe importante que no seas perfecto ni que no sea ideal tu relación de pareja, al igual que no le importa al constructor de una casa no verla terminada en la primera semana.

Trabaja con paciencia cada día para hacer más profunda, fructífera, útil y creativa tu vida y tus relaciones en general, para hacer más auténtica y válida para ti mismo tu propia vida personal. Así tu tiempo, los años que transcurran de tu vida se multiplicarán por algo positivo y tendrás una hermosa cosecha.

Sí, ya sé que hay dificultades en las relaciones de pareja y muchas cosas que os separan pero por qué no empiezas a tratar de ver las cosas de otra manera. ¿Por qué no miras todo aquello que os separa como lo que realmente os complementa? Si. Ya sé que convertir de la noche a la mañana los opuestos en complementarios no es tarea fácil pero piensa que los más hermosos y bellos palacios tardaron años en construirse.

Y para lograrlo os invito al diálogo, a la confianza, a la mutua reflexión, a recocer y curar juntos vuestras heridas, las personales y las de pareja pero también os invito a la renovación mágica del ritual tántrico.

Sí. Al igual que el Día y la Noche se abrazan dando paso a un mágico momento que es crepúsculo y amanecer al mismo tiempo porque su unión mágica trasciende el Tiempo, abrazaros de vez en cuando evocando, exaltando, invocando todo vuestro amor emocionado buscando trascender todo lo que os limita como personas, buscando trascender el Tiempo, vuestro futuro y expectativas y también vuestro pasado y causas acumuladas, buscaros en un abrazo donde se encuentren lo más grande y mágico que en vosotros vive para hacer el amor como dos divinidades complementarias que retornan a la Unidad perdida en un mágico momento que no es crepúsculo ni alborada sino algo que trasciende todos los límites, que trasciende todos los sexos, que trasciende el propio Tiempo.

Y al igual que os invirto a abrazaros a vuestra pareja también os invito a que cada día al despertaros renovéis vuestro amor y vuestro compromiso con la Vida.

Amar a la Vida como el mejor amante, amar vuestra vida y vuestro destino, entregaros a Ella con toda vuestra fuerza y creatividad sin importaros todo lo negativo que pueda haber a vuestro alrededor. Entonces generareis una gran fuerza interior, un gran poder, entonces podréis hacer realmente magia.

Y esto es el propósito fundamental del Tantra…

Si quieres saber más pincha la imagen

amarte libro imagen

©Francisco Pedro Torres Perales