Los deseos te hacen evolucionar

 

En el trabajo tántrico de la energía, el deseo es muy importante porque su fuerza es uno de los pilares en los que se sustenta la vida. Deseamos amar y ser amados, gozar y sentir. Deseamos intimar con el otro, llegar a la plenitud sexual. Deseamos conseguir cosas, ser algo en la vida y que reconozcan nuestros valores. Todo eso nos mueve y hace que vayamos al mundo para conseguir nuestros deseos. Quizá nos equivoquemos y suframos o quizá podamos experimentar el gozo de lograr nuestros sueños, pero en todos los casos, podemos aprender y crecer con las experiencias vividas. Eso es lo más importante.
Cierto que hay personas que por perseguir sus deseos son capaces de todo, hasta de matar y robar pero eso no es problema de sus deseos sino de ellos mismos, de su falta de confianza y capacidad, de su falta de amor por sí mismos y por los demás. Siempre diré que el egoísmo es la expresión de la debilidad mientras que el amor es la expresión de la fuerza.

Saber priorizar tus deseos. Sabiendo lo que quieres, vas a lo más importante.

Los deseos son importantes en tu destino porque persiguiendo un deseo tienes un tipo de experiencias diferentes que si persigues otro muy contrario, lo que hará tu realidad y emociones distintas. Escoger y priorizar los deseos, aplicar la energía en lo que realmente se quiere, son elecciones importantes en la vida de una persona, hasta el punto de condicionar su vida, su destino y por lo tanto, su evolución.
Para manejar la energía del deseo primero tienes que saber qué quieres realmente, estar en ti y tu verdad para darte cuenta de lo que en realidad quieres. Entonces pones tu energía en algo realmente válido para ti. Los deseos mueven la energía que tienes hacia algún sitio pero no puedes estar en todos los sitios porque entonces pierdes tu energía sin conseguir nada. Tienes que saber qué es lo más grande de ti para poder ser grande.

El camino tántrico te lleva a tu verdad, a tu cuerpo, tus emociones, a tu realidad más profunda. Te lleva a lo mejor de ti y por eso te conduce a lo mejor de tus deseos. Te ayuda a saber darte a lo que de verdad quieres y te conviene. Esto es muy importante porque tus elecciones condicionan tu destino. Aquí comienzan la verdadera libertad y sabiduría: saber utilizar con conciencia el poder del deseo para mejorar realmente nuestra vida y crecer como personas.

Disfrutando del camino hacia tus deseos.

Dice un proverbio indio que un hombre sin sueños es un hombre muerto y ciertamente que si no tenemos una meta importante y hermosa en nuestra vida, es como si nos faltase la energía emocional de las ilusiones y la motivación para crecer y esforzarnos. Tenemos esa meta, ese deseo y nos ponemos en marcha para conseguirlo pero ¿Para qué te sirve tratar de lograr tus sueños si no disfrutas del camino?

Lo diré mil veces pero es la esencia del camino. Lo importante no es lo que haces sino cómo haces lo que haces. Lo importante no es que vayas hacia tus deseos sino cómo vas hacia ellos. Puedes ir a por tus deseos con estrés y agobio. Puedes ir con exigencia y agresividad. Puedes ir sin mirar otra cosa que lo que deseas y llevártelo todo por delante. Puedes ir obsesionado con conseguir tu deseo sin darte cuenta de lo que estás haciendo. Entonces tu deseo no tiene ninguna importancia porque lo importante es que no estás siendo feliz ni positivo. No puedes perder tu presente por un futuro del que no sabes.  Para manejar la energía del deseo tienes que saber disfrutar del camino que te conduce a tu deseo.

El tántrico vive el presente y está implicado en cada uno de sus momentos. Acepta el desafío del deseo pero sabe que su deseo está en el futuro. Va hacia él pero sabe que ahora no es real, que lo único real es su presente, el camino que le conduce al deseo y eso es lo que le importa, cómo vive su camino.

No sólo debes plantearte qué deseos estás persiguiendo sino también cómo caminas hacia tus deseos porque date cuenta de que lo importante no son tus sueños ni tus deseos sino tu vida y si en el camino hacia tus deseos, no disfrutas de cada paso, de cada uno de tus días, te pierdes parte de tu vida.

Un Tiempo Especial de Cambio y Evolución

Estos últimos meses de temporales y terremotos, como si la Tierra se estuviese removiendo desde lo más profundo, tienen que ver con ciclos cósmicos y planetarios de la energía que, de alguna manera, nos afectan a todos aunque de diferentes formas. También ha sido un tiempo más interior para muchas personas, donde quizá hayan visto necesidad de hacer cambios en sus deseos, su forma de afirmarse y hacerse valer en la vida, su forma de luchar por lo que realmente quieren e incluso su deseo de mejorar sus relaciones de pareja o su sexualidad.
En este mes de marzo el ciclo de la energía cambia y es más fácil que se manifieste ese impulso de mejorar algo en nosotros. Es un momento propicio para empezar a poner en práctica todo lo que has estado gestando en estos meses. El temporal amaina, las personas poco a poco salen de sus madrigueras, vendrán días bonitos para viajar, comunicarse y sobre todo, para que apuestes con más fuerza y eficacia en tu deseo de ser feliz, de gozar más de la vida y sufrir menos. Porque hagas lo que hagas en la vida, eso es lo más importante, debe ser el centro de todos tus deseos.

 

Si quieres saber más pincha la imagen

amarte libro imagen