Decía Platón que la búsqueda del amor es la búsqueda de Dios, es decir, la búsqueda de la Totalidad que la divinidad representa. Así, en nuestro ir al encuentro del amado proyectamos en realidad una necesidad interior mucho más profunda: la de experimentar la plenitud de sentirnos completos, de llenar el vacío del alma cuando no está fusionada con el espíritu.

En parte, esa experiencia de fusión puede vivirse de una forma breve en una sexualidad gozosa, también durante la conmoción del enamoramiento pero después, en la convivencia cotidiana del amor, experimentar la fusión con el amado, la plenitud de sentirnos completos, es todo un reto lleno de peligros pero también de maravillosas posibilidades.

¿Dónde está la clave que posibilita el éxito y evita los fracasos?

“Darse del todo al Todo, sin hacernos partes”
Sta. Teresa de Jesús

Está claro que si sentimos que nos falta algo y pensamos que nuestro amante nos lo tiene que dar, tenderemos a poseer, aferrarnos a esa persona y responsabilizarla de nuestra felicidad.

En el fondo es como si pensásemos que nuestro amante es realmente algo nuestro, algo que nos falta. Y aquí, en esta confusión nace la necesidad de poseer a la persona amada con todos sus peligros. Si mi media naranja es justo lo que me falta para ser una naranja entera, un ser completo, ¿acaso no tengo derecho a tomar lo que tanto necesito?.

Debemos ser conscientes del daño que puede hacer a la pareja el tan extendido mito de la media naranja. Este encuentro de seres fragmentados solo puede terminar en desilusión e incluso en tragedia porque si yo no me doy del todo en realidad no me doy sino que cedo algo de mí y aunque quiera darme por completo, ¿cómo puedo hacerlo si no lo soy?.

“Darse del todo al Todo, sin hacernos partes”, decía Santa Teresa y es realmente la fórmula de la plenitud total que no es algo efímero sino que te acompaña permanentemente; dicha que comienza siendo completos para poder darse enteramente, sea a tu amante, a tu arte, tu destino, a Dios o a todo a la vez.

Esta búsqueda de la plenitud y el éxtasis sin centrarla en ninguna persona en concreto sino en el sentimiento directo de pertenencia a la Totalidad, es uno de los pilares de nuestra enseñanza como base de la auténtica autoestima y el motivo central del curso que se dará del 6 al 8 de diciembre porque sólo siendo completos podemos lograr una auténtica fusión con nuestro amante y experimentar una sexualidad total.

¿Cómo podemos conseguirlo?

Preparando con alegría y entusiasmo los esponsales entre nuestro Yo Individual y nuestra Alma Global, nos preparamos también para lograr la verdadera alianza de fusión con nuestra pareja o el amante que estamos buscando. Sintiéndote parte de la vida, viviendo todo su poder y plenitud dentro de ti, no te sentirás una parte aislada del universo sino que podrás experimentar la plenitud del Todo viviendo dentro de ti.

Fusionándote con tu Ser Espiritual, con tu Amante Interior, conocerás un éxtasis permanente, una dicha interior que posibilitará en ti que brote como una fuente la verdadera capacidad de amar.

EL CÍRCULO VIRTUOSO

Erich Fromm postula en su Arte de Amar que uno no puede amarse realmente así mismo sin la capacidad de amar a los demás pero a esto es necesario añadir que tampoco se puede amar a los demás sin la capacidad de amarse así mismo.

Esto es realmente un círculo virtuoso. El arte de amarse a uno mismo es, en esencia, lograr fusionar tu Yo Individual que sí puede sentirse como una parte aislada ya que su misión es desarrollar tu necesaria individualidad, con tu YO TRASCENDENTE que nunca se siente aislado porque es en realidad una manifestación del poder del universo, de la Totalidad.

En tu Yo Trascendente está la fuente del amor, ahí reside tu capacidad de amar y por eso, cuando te fusionas con el ser de luz y amor que vive dentro de ti, te amas realmente a ti mismo y tienes el don de amar a los demás.

PREPARANDO EL MÁGICO ENCUENTRO

Seguramente que si mañana tuvieses una cita de amor con el amante humano más ideal que te puedas imaginar, acudirás al encuentro vestido con tus mejores galas y con un ánimo positivo y alegre porque sabes que vas a vivir una experiencia maravillosa.

De la misma forma prepárate para el encuentro con tu Amante Interior potenciando lo mejor de ti y con el ánimo alegre y positivo de tener la certeza de toda la felicidad que vas a sentir cuando te abraces a él. Seguramente que cuando te enamoraste o cuando te enamores será porque viste a tu amado con tus ojos de luz, porque viste la luz que hay en él al margen de sus sombras o defectos.

De la misma forma prepárate para el encuentro con tu Amante Interior valorando y viendo lo positivo que hay y ha habido en tu vida y dejando atrás tus miedos, tus dudas y tus pasadas tristezas porque toda esa oscuridad se va a disolver en vuestro abrazo de luz, de la misma forma que los primeros rayos del amanecer disipan la oscuridad de tu habitación.

Esta actitud positiva hacia ti, hacia los demás y hacia la vida, esta certeza de que tu felicidad es posible cuando encuentras la fuente de la dicha que mana en tu interior, es el primero y más necesario de los requisitos y si me apuras, con eso tendrías bastante pero aún así hay más cosas que puedes hacer como aprender a meditar, llevar una vida sana, hacer el ejercicio adecuado, aprender a respirar, a relajar tu mente y tener una actitud positiva.

LA FUSIÓN CON LA VIDA

La plenitud de fusionarte con tu Ser Espiritual, con tu Amante Interior te dará la dicha y la gracia no sólo para amar a los demás sino también para amar a la vida y fusionarte con su dimensión universal. Esta capacidad de ser uno con la vida es algo que también puedes cultivar.

Acércate más a la Naturaleza, vive su belleza, su poder, descubre la armonía que hay en todo lo creado porque toda esa belleza, ese poder y esa armonía existe también en tu naturaleza interior. Tu cuerpo también está lleno de hermosos paisajes, de ríos sagrados y de multitud de pequeños seres que viviendo en hermandad y armonía forjan la maravilla de tu ser. Ama tu cuerpo porque es algo maravilloso y mágico.

Tu Amante Interior vive dentro de ti, dentro de tu cuerpo pero no está localizado en ningún sitio en concreto sino que empapa cada una de tus células porque al igual que tu esencia material, que tu código genético está grabado en cada una de ellas, también la luz y el amor de tu ser interior es lo que las mantiene vivas, sanas y en armonía.

Esa dimensión global de ti mismo, de tu propio cuerpo es también lo que te prepara para la experiencia de la sensualidad total, para vivir la sexualidad más allá de una mera experiencia genital sino como un éxtasis de cósmica plenitud.

Si quieres saber más pincha la imagen

amarte libro imagen

Francisco Torres Perales