El Tantra tiene una visión global del ser humano y también de la vida, por eso el sexo entre los amantes no es meramente una cuestión genital porque implica toda la piel, todas las células, todos los sentimientos, sensaciones y pensamientos como base para buscar y lograr el éxtasis supremo tan buscado.

Lo mismo sucede con las habilidades de comunicación que deben desarrollar los amantes tántricos.

Es algo que va más allá de las palabras, algo que no es solamente hablar aunque, por supuesto, también lo sea. Comunicarse con las palabras es necesario, desde luego. Contar con sinceridad lo que uno piensa, siente y desea es necesario. También saber escuchar al otro, establecer momentos para el diálogo, la intimidad, el compartir los deseos, sueños, preocupaciones y proyectos es algo necesario pero muchas veces las palabras no pueden expresar todo lo que llevamos dentro y no pueden contener todo lo que queremos comunicar.

La comunicación emocional es también necesaria. Muchas veces un gesto, la expresión del rostro, una determinada caricia o postura dicen más que muchas palabras. Además, también necesitamos la comunicación emocional, es decir, tocar y ser tocados pero no como un preámbolo erótico o sexual sino por cuestiones meramente emocionales.

Desarrollar las habilidades de comunicación emocional. Saber comunicar y escuchar los sentimientos de nuestra pareja es algo importante pero aquí, como no se tratan de cuestiones intelectuales, hay que saber ir más allá de las palabras porque muchas veces los sentimientos -sobre todo los de dolor, rabia, tristeza, etc.- no se expresan con las mejores y más adecuadas palabras.

Desarrollar la habilidad de comunicación emocional es pues saber ir más alla de las palabras y tener la capacidad de comprender la emoción que las ha provocado y tiene dos niveles de actuación.

Por un lado ser consciente de que cuando se expresan los sentimientos las palbras pueden cargarse de un alto potencial que puede ser muy hiriente o desolador; por lo tanto el que habla debería cuidar un poco más las palabras para no hacerlas tan hirientes y el que escucha debería saber ir más allá de las palabras y comprender que surgen de la tristeza, la rabia, el dolor, etc.

Comprender que los sentimientos, los tuyos y de tu pareja es tan necesario como saber expresarlos-de la mejor manera posible.

Todo sentimiento negativo guardado es agua podrida que se queda dentro del cuerpo y pondrá en peligro no solamente la relación de pareja sino también la salud de la persona. Desarrollar las habilidades de comunicación emocional es estar dispuestos a escuchar serenamente sentimientos desagradables o reproches emitidos por nuestra pareja y también saber expresarlos con las mejores palabras posibles.

El amor y la vida de pareja tiende a desarrollar la confianza, esto es positivo pero precisamente la confianza hace que uno pueda mostrar su enfado o pensamientos negativos de una forma más natural con palabras hirientes y desagradables que aunque no se produzcan de una forma consciente y deliberada no quiere decir que no puedan hacer daño.

El Tantra nos pide ser consciente de lo que decimos y de todo lo que hacemos y cultivando esta habilidad cada vez diremos menos palabras sin nuestro control, es decir seremos menos hirientes con quienes amamos.

También el tantra nos pide desarrollar el amor y la comprensión. Cultivando este don podemos ir más allá de las palabras de nuestra pareja y comprender que no son conscientes sino producto de su enfado y su inconsciente.

Cultivar las habilidades de comunicación emocional supone trabajar ambos polos, los dos lados: el que habla y expresa -que debe hacerlo más conscientemente- y el que escucha y siente -que debe hacerlo con más comprensión y tolerancia, sabiendo ir más allá de las palabras.

Si quieres saber más pincha la imagen

amarte libro imagen

© Francisco Torres Perales