La comunición emocional se produce entre la pareja y las personas que conviven sin darnos cuenta porque va más allá de las palabras. El estado de ánimo influye en uno y viceversa, esto crea cierta confusión y podemos llegar a pensar que nuestra pareja es culpable de nuestros propios sentimientos.

Esto es lo primero y necesario en la comunicación emocional: NO CULPAR A NUESTRA PAREJA DE NUESTROS PROPIOS SENTIMIENTOS.

La trampa en la comunicación emocional deficiente es hacer responsable a la pareja de nuestros sentimentos: Yo estoy triste porque no me comprende.

Esto no es así, yo estoy triste porque quiero, porque no me controlo, al margen de que mi pareja me comprenda totalmente o no.

SABER PARAR A TIEMPO LOS CONFLICTOS EMOCIONALES.-

La pasión y la emoción no tienen nada que ver con la lógica y la razón. Las palabras, por razonables que sean a veces no pueden nada con los sentimentos desbordados, por eso, algunas veces hay que saber reconocer ese estado de desbordamiento, de falta de armonía y no intentar solucionarlo meramente con palabras.

A veces incluso es mejor dejar de hablar, reconocer la falta de empatía de ese momento y trabajar para reestablecerla pero sin tocar el tema que ha provocado el conflicto.

Dejarlo pendiente y ponerse a trabajar para reestablecer la armonía. Así, la pareja en vez de continuar discutiendo o tratando de convencerse sobre algo en concreto que ha motivado su disputa puede dejarlo pendiente y ponerse a respirar juntos, hacer ejercicios de armonización abandonando temporalmente el contencioso para retomarlo luego cuando esten más serenos y en armonía.

MEJOR QUE TENER RAZÓN ES VIVIR EN ARMONÍA.-

Esta es la regla tántrica para mantener el equilibrio en la pareja porque cuando se enzarzan en disputas estas pueden hacerse interminables cuando ambos quieren convencer al otro de que tienen razón.

El Tántrico debe cultivar la consciencia y, dándose cuenta de la espiral en que se está cayendo, debe saber pararla, renunciar a convencer a la otra persona no supone renunciar a sus propias razones pero sí renunciar a seguir perdiendo el tiempo, hacerse más daño y seguir discutiendo; por eso debe parar la discusión, pedir un tiempo muerto para tratar de reestablecer la armonía por otros caminos que no sean los de la de discutir eternamente las diferentes razones.

Si ambos están en el camino tántrico de la consciencia renunciarán a tener razón y buscaran primero serenarse, respirar juntos, meditar juntos y hacer una meditación fortalecedora para horas o días después hablar serenamente sobre el contencioso que provocó la chispa incendiaria entre ellos.

Comprender que cuando surgen esas chispas lo primero y necesario es controlar las llamas y el incendio que puedan ocasionar más que convencer al otro, es algo totalmente necesario y prioritario.

Esto puede ser posible en cualquier pareja pero será mucho más fácil en aquellas en las que los dos hayan aceptado una forma de relación tántrica o la mediación de esa sabiduría en sus relaciones.

MANTENERSE EN ARMONÍA ES MEJOR QUE TENER RAZÓN dice la vieja enseñanza y por lo tanto cuando se pierde la armonía en la pareja es necesario renunciar -ambos dos- a tener razón para reestablecer primero la armonía perdida.

Aquí ninguno pierde, ninguno cede más que el otro porque los dos aceptan una sabiduría superior para que de un mayor sentido y solidez a su relación.

Esta concepción se corresponde con el punto de vista tántrico de analizar la realidad porque el Tantra ve el ser humano como un conjunto de energías interiores que se manifiestan en actos concretos en la realidad.

Si la energía fluye correctamente por nuestro interior se manifiesta en plenitud y alegría, si no fluye del todo bien se manifiesta en frustración y resentimiento; pues lo mismo sucede entre las parejas, la armonización de sus mutuas energías internas hace más posible que ambos se entiendan en el plano mental, emocional y real.

Desarrollar las habilidades de comunicación tiene pues una dimensión global en el tantra. No se solamente aprender a hablar, expresar los sentimentos con confianza sino que también es aprender a comunicarse energéticamente, a niveles de chakras y energías internas de la pareja, aprender a armonizarse y comunicarse subconscientemente, a trabajar juntos los sueños, la intuición y los sentidos psíquicos.

Es pues abrir las posibilidades de la pareja a todo un nuevo universo, es vivir el amor y la relación en un nuevo nivel. Pero esto no se consigue por si mismo, esto necesita algo más que el amor y los buenos sentimientos, por muy imprescindibles que estos sean hace falta algo más; es necesario que los dos se entreguen a esa tarea, que los dos se entreguen al tantra para que los haga crecer más y canalice su evolucion personal.

Es necesario hacer prácticas y ejercicios conjuntos como la meditación fortalecerdora, rituales eróticos, etc.

ASÍ, Cuando hay tensión, más que pensar en convencer, en tener razón es mejor tumbarse juntos y hacer la meditación fortalecerdora.

Ser conscientes de la propia respiración y la de la pareja, ver cuanto de agitada está, serenarla, serenarla juntos, y meditar juntos, dejar que se vayan los pensamientos negativos al igual que pasan las nubes en el cielo, centrarse en la luz y el amor, cambiar la polaridad del enfado a la paz y… poco a poco todo mejorará, la armonía retornará y se sentarán las bases para seguir adelante, para superar con más luces y creatividad que antes el contencioso pendiente.

Después de que la armonía se haya restablecido podéis retomar el diálogo interrumpido pero con más paz y armonía, pero sobre todo, sin caer en culpabilidades.

El Tantra te pide que aceptes la vida como se manifiesta, sin juzgarla, sin querer cambiarla sino transmutarla. Lo mismo debes hacer con tu pareja, no la juzgues, no la hagas culpable ni mucho menos intentes que se sienta así.

Nadie es culpable, sencillamente hay desarmonías que pueden solucionarse aumentando la armonía; al igual que la noche puede iluminarse con más luz.

Pues son los tres pasos necesario

1ª Darse cuenta de que se ha quebrantado la armonía y renunciar a imponer las razones, porque lo más importante es restablecer primero la armonía.

2ª hacer algo juntos sin palabras ni conflicto: una meditación fortalecedora. Respirar juntos, serenarse juntos, meditar juntos hasta que cada uno encuentre por si mismo la paz y la armonía.

3ª Retomar el diálogo interrumpido pero ahora con armonía, sin culpas, sin agravios, buscando soluciones, compromisos o puntos medios entre ambos.

Si quieres saber más pincha la imagen

amarte libro imagen

© Francisco Torres Perales