El Movimiento Natural y Consciente. 
Vivir el presente desarrollando la Conciencia Emocional.

Un entrenamiento global  para disfrutar de lo que haces y vivir el presente porque no tienes que ocuparte de otra cosa más que de estar en ti, de lo que sucede en tu cuerpo con el movimiento y tu plena atención, sintiéndote con amor y emoción.
El entrenamiento no esta fundado en lograr cosas con el cuerpo porque el cuerpo tiene en si mismo un enorme potencial. Hay muchas formas más o menos vigorosas de fortalecer o disciplinar el cuerpo y pueden ser complementarias pero aquí se trata de algo diferente, es permitir que el cuerpo se exprese por si mismo, que exprese lo que necesita y todo su potencial.
Tu cuerpo es tu amante, tu aliado, sabe lo que necesitas. Mas que domarlo y doblegarlo, tienes que amarlo y liberarlo, permitir que exprese toda su sabiduría y potencial.  En la práctica es  poner  emoción en cada uno de tus actos y disfrutar de la emoción natural de tu cuerpo cuando lo mueves con amor, emoción conciencia y suavidad.
La integración plena del movimiento físico tratando de que sea natural y espontáneo, la respiración, su emoción correspondiente, la plena conciencia de lo que estás haciendo y la conexión gozosa y amorosa con tu cuerpo; disfrutando de la naturalidad, la espontaneidad y del sentimiento que hay en cada movimiento, es un entrenamiento tan poderoso como gozoso, una gimnasia de la conciencia emocional que te entrena en disfrutar de lo que haces, en vivir el momento y hacer tu camino con gozo, sin exigencias ni expectativas, simplemente disfrutando de tu presente, de lo que haces, de tu caminar.

El movimiento natural y consciente, no solo vitaliza y estimula tu cuerpo, también te pone en contacto con tus emociones, fusionando, mente, cuerpo y emociones en una unidad total. Es una práctica integradora del ser que te une al cuerpo, te hace sentirlo y te prepara para vivir una vida sin exigencias.

La energía sigue al pensamiento

La técnica se basa en el principio de que la energía sigue al pensamiento y para convocar una energía poderosa y sanadora,tus pensamientos deben ser amorosos y no exigentes, deben expresar amor por ti, por tu cuerpo y hacer las cosas con la emoción del amor.
Es la suavidad, la conciencia, la lentitud, el estar presente y la energía del amor con que te tratas, lo que hace realmente eficaces y poderosos estos ejercicios donde mueves tus músculos sí, pero en vez de hacerlo de una forma rutinaria o exigente, lo haces de una forma consciente, amorosa y suave. Es un dialogo amoroso, armónico, suave, lento y emocionado con tu cuerpo, sintiéndolo, moviéndolo pero también dejando que se mueva, que se exprese naturalmente y aflore su sabiduría y su potencial. En la práctica, los movimientos son siempre suaves, libres, armónicos y naturales. La clave es estar presente, moverse con conciencia, suavidad, armonía y naturalidad. Nunca hay que forzarse y siempre hay que disfrutar de lo que se hace.  Al principio del entrenamiento, se proponen movimientos y ejercicios determinados pero siempre muy puros y sencillos, perfectamente estudiados para que conectes con tu cuerpo y su naturalidad.
Más que importarte la perfección del movimiento y sus formas, debes centrarte en una impecable presencia, en la suavidad, la armonía y la emoción que pones en lo que haces. Es un práctica total y global donde cuerpo, mente y emociones se fusionan.

 

Si quieres saber más pincha la imagen

amarte libro imagen